NOTICIAS REYNOSA

A corazón abierto, Yolanda Andrade cuenta su paso por el alcoholismo

“El alcohol me calmaba y vivía mi vida, según yo normal, porque era alcohólica productiva, porque seguía trabajando, seguía con todo”, comentó.

Redacción:

La conductora de televisión Yolanda Andrade abrió su corazón y habló sobre su alcoholismo y adicción a las drogas; las cosas que la ayudaron a salir de los vicios y no dejó pasar la oportunidad de hablar sobre el tema del bullying.

Y es que estando ante la policía y hablando de su experiencia personal con la bebida, declaró: “Borracho se te hace fácil todo, caes en la provocación, en el abuso, sales a manejar así y es una irresponsabilidad”, asintió.

Luego de que Yolanda declarara que se casó con Verónica Castro y que la actriz tomara la decisión de dejar su carrera en la actuación, las amenazas hacia Andrade no han parado, por ello habló de un tema que ahora tomó como bandera:

“El bullying no es un juego, es una agresión que lesiona la autoestima y esas cicatrices pueden durar toda la vida”.

Su hermana Marilé, aprovechó para felicitar y mostrar orgullo por ella:

“‘Tu vida es hoy’, inspiración para muchos. No hay mejor regalo que las semillas que estás dejando. La policía federal reconoce tu grandeza. Tan orgullosa de ti hermana, pero muy”, escribió.

La propia Montserrat Oliver, quien fuera su novia y con quien vivió momentos maravillosos, pero también sus recaídas en las adicciones, recodó en su programa los trucos que ejecutaba para tratar que su entonces pareja no bebiera:

‘Me acuerdo que agarraba yodo. Ponía agua, le echaba yodo, para que se viera como whisky, y hasta mero arriba le echaba un ‘chorritito’ de whisky y no lo movía. Y le decía ten tu ‘drink”. .

Andrade reconoció lo que contó Montserrat y hasta dijo que le funcionaba por un rato, pero al final quería más alcohol, pues sentía que su bebida no era lo suficientemente fuerte para ella y se ponía tan mal que intentó quitarse la vida:

“Entonces yo bebía y decía, neta el alcohol no me sabe, necesito algo más fuerte. Me tomaba dos botellas diarias, y es mucho, intenté suicidarme con una pistola, la jalé y brincó la bala gracias a Dios”, dijo Andrade.

Y es que la muerte de su padre la sumió en una terrible depresión que terminó en alcoholismo: “El alcohol me calmaba y vivía mi vida, según yo normal, porque era alcohólica productiva, porque seguía trabajando, seguía con todo”, comentó.

Finalmente Andrade acudió a un centro de rehabilitación, donde logró superar sus adicciones: “Al salir del centro de rehabilitación. Yo vi una piedra y pensé, ‘esa piedra es mi papá’. Y dije, ‘papá, ya no quiero cargar con esta culpa. Te pido perdón, no era lo que deseaba”, finalizó.

¡Tu Opinión es Importante! Comparte tus Comentarios.

Noticias mas Leídas

Close